get( 'html_tag_attributes' ) ); ?>> Saltar al contenido

Pollo asado en bolsa

Una de las formas de disfrutar todo el sabor del pollo.

pollo asado a la bolsa

Esta receta de Pollo al horno asado en bolsa, da como resultado una carne jugosa y sabrosa, cocinada en su propia grasa y sin necesitar una gota de aceite. Una de las mejores formas de disfrutar de las maravillosas virtudes de las bolsas para asar, es en las carnes asadas.

Las verduras y condimentos pueden variarse con ingredientes como cerveza, zumo de naranja, vino blanco, patatas, champiñones y todo tipo de hierbas y especias.

Preparación: 15M

Coccion: 1H 30M

Cocina: Plato principal

Calorías: 225

Ingredientes:

  • 1 pollo de 1 kilo y medio aproximadamente,
  • 1 limón,
  • 1 cebolla tierna,
  • 4 zanahorias,
  • 3 hojas de laurel,
  • sal y pimienta.

Elaboración:

Si es necesario, limpiar el pollo de cualquier resto de plumas, quemándolas con la ayuda de un soplete de cocina. Salpimentar el interior e introducir las hojas de laurel y el limón al que habremos pinchado repetidamente con un tenedor para facilitar la salida de su zumo. Además frotaremos con sal y pimienta la piel del pollo. Podemos usar cualquier otra mezcla de sal y especias; hierbas provenzales, curry, orégano, copos de cayena, estragón…

En una de las bolsas de poliester, introducimos la mitad de la cebolla cortada en cuartos y las zanahorias sin piel y cortadas por la mitad, metemos el pollo y el resto de las verduras. Cerramos la bolsa con uno de los cierres que incorpora el paquete y practicamos unos cortes en la bolsa para que el asado respire.

Introducir al horno precalentado a 180ºC durante una hora y media aproximadamente, dependiendo siempre del peso del pollo y de la calidad de este. Durante ese tiempo veremos como la bolsa se va llenando de los jugos del pollo y las verduras, que mantendrán la carne hidratada y melosa durante el asado.

Una vez transcurrido ese tiempo, se saca el pollo del horno y se deja reposar unos minutos antes de proceder a abrir la bolsa, con cuidado de no quemarnos con los vapores. Si nos gusta la piel muy crujiente, se puede meter de nuevo al horno en función grill (nunca con el plástico).

Con los jugos podemos hacer una sabrosa salsa, añadiendo una cucharada de harina disuelta en un poco de agua. Trinchar y servir caliente, acompañado de las verduras asadas.